martes, 23 de septiembre de 2008

ANTICANCERIGENOS

Los expertos aseguran que el 50% de los tumores podrían evitarse con una dieta adecuada. Prevenir siempre ha sido mejor que curar y en el caso de enfermedades tan graves como el cáncer merece la pena llenar tu despensa con alimentos que está demostrando tener propiedades anticancerosas.

1. Aceite de oliva: La grasa monoinsaturada protege del cáncer colon-rectal. Al actuar sobre los ácidos biliares, el aceite de oliva disminuye el riesgo de evolución de la mucosa digestiva a adenoma o carcinoma, sin olvidar que mejora la circulación y oxigenación de todos los tejidos al mantener flexibles las arterias.

2. Agua: No es un alimento, pero no podemos vivir sin ella. El agua mantiene vivas nuestras células, regula muchas funciones y ayuda a la eliminación de toxinas por la orina y heces.

3. Ajo y cebolla: El ajo y la cebolla contienen alicina, un compuesto rico en azufre que actúa como depurador del hígado, eliminando las sustancias tóxicas que se acumulan en la sangre y tejidos. Además el ajo se une a las toxinas, neutralizando sus efectos en las células.

4. Algas: Son depurativas, ricas en minerales y vitaminas y contienen fibra. Las algas son una comida habitual en países como Japón, con una baja incidencia de cáncer de mama. Algunos especialistas las recomiendan para ayudar a eliminar los efectos secundarios del tratamiento con quimioterapia y radioterapia por sus efectos reforzadores del sistema inmunológico.

5. Arroz integral: En Japón el arroz es objeto de numerosas investigaciones contra el cáncer. Al ser una semilla contiene inhibidores de la proteasa, que parece que retrasan la aparición del cáncer. En el salvado de arroz existen sustancias anticancerosas que parecen proteger del cáncer del colon, mama y próstata.

6. Berenjena: Como otros vegetales de color violeta, contiene sustancias anticancerosas que parecen proteger a las células de las mutaciones que provoca el cáncer.

7. Cítricos: Es conocida su riqueza en vitamina C, son antioxidantes y estimulantes de las células de defensa. Además no hay que olvidar que contienen flavonoides, protectores de los capilares sanguíneos que mantienen las membranas permeables y oxigenadas.

8. Coles: El brócoli, repollo, coliflor, berros y rábano no deben faltar en la mesa, son un cóctel antitumoral, refuerzan las defensas, eliminan los radicales libres y protegen las células.

9. Fresas: Son interesantes por sus efectos depurativos. Ayudan a limpiar el organismo de toxinas, contienen fibra, minerales y vitaminas.

10. Frutas del bosque: Las moras, arándanos y grosellas son ricas en un pigmento morado llamado atocianina que tiene un gran efecto antioxidante. También son ricas en vitaminas A y C, minerales, pectina y ácidos vegetales. Se están estudiando los efectos preventivos de estas frutas en el caso de la leucemia.

11. Frutos secos: Las nueces, avellanas, almendras y pipas de girasol son una fuente de vitaminas B y E, y minerales como el magnesio, manganeso, selenio y zinc. Con una pequeña cantidad se asegura un buen aporte de antioxidantes.

12. Legumbres: Lentejas, garbanzos, guisantes y judías pueden ser un elixir anticancerígeno. Las legumbres son muy ricas en fibras, así como inhibidoras de proteasas que previenen contra los tumores de mama y colon principalmente.

13. Manzana: Contiene ácidos clorogénico y elágico que bloquean la aparición de cáncer en experimentos con animales. Al tener pectina, la fibra también actúa favoreciendo la eliminación de tóxinas a través de las heces.

14. Melón: Es rico en betacarotenos, antioxidantes y contiene muy pocas calorías para mantener a raya los tumores relacionados con la obesidad.

15. Miel: Tiene propiedades antisépticas, por lo que es útil para evitar las infecciones asociadas al descenso de la inmunidad que conlleva el tratamiento con quimioterapia.

16. Pescado: Los ácidos grasos Omega 3, además de ser beneficiosos para el corazón y las arterias, también se utilizan para mejorar el estado de las personas con cáncer.

17. Pimientos: El color amarillo, rojo y verde de los pimientos es la señal de su riqueza en betacarotenos junto a la vitamina C; ambos son antioxidantes y protectores de las mucosas. También contienen capsaicina que bloquea los compuestos precancerosos que aparecen en la carne y pescados ahumados y curados.

18. Remolacha roja: El color morado de la remolacha roja esconde un potente regenerador celular, las betaínas.

19. Setas chinas: Las setas tipo maitake, shiitake y reishi se utilizan en la medicina tradicional china para reforzar el sistema inmune por la presencia de unos compuestos llamados betaglutanos, que estimulan la fabricación de interferón natural, un eficaz anticancerígeno.

20. Soya: Las mujeres orientales tienen menor riesgo de padecer tumores de mama y ovario. Parece que la dieta rica en soya y sus derivados como el tofú, tempeh, miso o seitan es responsable de su invulnerabilidad. La soya contiene genisteína, inhibidores de las proteasas e isoflavonas, protectores frente al cáncer de mama.

21. Te verde: Contiene polifenoles, que anulan los efectos de las nitrosaminas y tiene poderes antioxidantes. Es un poderoso protector contra las radiaciones ambientales.

22. Tomate: El tomate crudo es muy rico en licopeno, un caroteno que le da el color rojo y que ha demostrado su papel protector frente al cáncer de próstata. También contiene otras sustancias en la piel y en las pepitas que tienen efectos anticancerígenos.

23. Uva: Las uvas con piel y pepitas contienen antioxidantes como el resveratol que bloquean los agentes cancerígenos y el crecimiento de los tumores.

24. Yogur: Las bacterias beneficiosas que contiene el yogur [acidófilos, lactobacilos] regeneran la flora intestinal y evitan la aparición de productos tóxicos en la digestión. Muy útil para prevenir el cáncer de colon, pero se recomienda para todo tipo de tumores.

25. Zanahoria: El color naranja se debe a su riqueza en betacarotenos, conocido antioxidante. Es el vegetal protector de los fumadores por su capacidad para regenerar las células del epitelio respiratorio.

DESAYUNO: COMBUSTIBLE PARA TODA LA MAÑANA

El desayuno es una de las principales comidas del día. Dedícale el tiempo y el mimo que se merece, rendirás mucho más durante la mañana y organizarás mejor el resto de las comidas del día.

El desayuno es una de las principales comidas del día. Tras pasar la noche durmiendo sin ingerir ningún tipo de alimento, por la mañana nuestro cuerpo necesita reponer el combustible que precisa para funcionar durante la mitad del día. En el desayuno deberíamos aportar entre el 20 y el 25% de las calorías de todo el día, proporción que se puede redondear si tomas un almuerzo a media mañana.

CUESTIÓN DE HÁBITO Y PLANIFICACIÓN

A lo largo de la mañana es cuando más actividades desarrollamos. Los escolares se enfrentan a una jornada dura de actividad física e intelectual en una etapa de crecimiento importante. Mientras que muchos adultos pasan entre cinco y seis horas, en plena jornada laboral, sin probar bocado desde el desayuno hasta la hora de la comida.

Disfrutar de un desayuno nutritivo y sabroso puede llevarte sólo entre 15 y 30 minutos cada mañana. Y sus beneficios los notarás durante toda la jornada matinal. Planificar esta comida, incluyendo los alimentos necesarios y dedicándole ese tiempo imprescindible puede convertir el desayuno en todo un regalo para tu salud y la de quienes lo compartan contigo.

NO VALEN LAS EXCUSAS

Todos tenemos mil y una excusas perfectas para plantear en cuanto alguien nos intenta inculcar el buen hábito de tomar un desayuno en condiciones. A modo de defensa, argumentamos cualquier dato, por insignificante que sea. Si te suena alguna de estas excusas que reflejamos a continuación, insistimos, tienes que tomar un desayuno rico, verás cómo mejora tu rendimiento y tu sentido del humor por la mañana.

Por ejemplo, hay quien dice que “con tres minutos, el tiempo de tomar un café con leche acompañado de un par de galletas es más que suficiente”. Y que aguantan perfectamente hasta la hora de la comida. Lo que quizá no noten con claridad estas personas es que fuerzan a su cuerpo a funcionar bajo mínimos.

También están los que se levantan sin hambre y salen de casa con un triste café en el estómago. Para intentar esquivar esta situación, se puede probar a tomar un vaso de agua natural nada más levantarse, un vaso de zumo o un kiwi troceado. La fruta y el agua despiertan nuestro organismo, lo hidratan y ponen en marcha el mecanismo del hambre. También resulta muy útil realizar todas las tareas de aseo personal antes de sentarse a desayunar. De esta manera, dejamos un tiempo para abrir boca.

ALIMENTOS IMPRESCINDIBLES

Empezar el día con un desayuno completo te aporta los nutrientes que necesitas para empezar el día con energía. Los principales grupos de alimentos que te ayudan a conseguir ese equilibrio en tu alimentación son tres: los lácteos, los farináceos y las frutas. En cuanto a la cantidad que debes tomar de cada uno de ellos, depende de tus características y necesidades.

  • Grupo de lácteos. Son la primera fuente de calcio en la alimentación. Contienen una proporción muy alta y nuestro organismo lo absorbe con facilidad. La leche, los yogures, la cuajada y el queso fresco son muy ricos en calcio.
  • Grupo de farináceos. Se llaman así porque son alimentos elaborados con las diferentes harinas de cereales. Son los que mayor cantidad de hidratos de carbono proporcionan al organismo. Es decir, nuestro combustible por excelencia. El pan, los cereales de desayuno, las galletas y la bollería controlada son una excelente fuente de hidratos de carbono.
  • Grupo de frutas. Las frutas y su zumo no sólo enriquecen el desayuno sino que además nos aportan vitaminas, minerales y fibra.

BENEFICIOS DEL DESAYUNO

Desayunar correctamente tiene muchos más beneficios de los que te imaginas.

  • Mejora tu rendimiento intelectual. El desayuno favorece capacidades como: la memoria, la concentración y la creatividad.
  • Proporciona mayor rendimiento físico. Los aportes de nutrientes y energía están directamente relacionados con una buena respuesta física y con la productividad.
  • El secreto de la alegría. Tomar un buen desayuno eleva los niveles de glucosa en la sangre, que si son estables tienen efectos sobre los mensajes positivos que llegan al cerebro. El buen humor y la risa son la respuesta externa de esos mensajes.
  • Mejora tu nutrición. El desayuno cubre tus necesidades de nutrientes. Si éste es completo, te aporta hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibras.
  • Ayuda a controlar tu peso. Una correcta alimentación desde la primera comida de la mañana evitará que piques entre horas, lo que influye en tu peso.
  • Reparto equilibrado de calorías. Un buen desayuno marca la pauta de las 4 o 5 comidas diarias, entre las que se distribuyen las calorías equilibradamente si se respetan cantidades y variedad de alimentos.

QUÉ ES LA DIETA EQUILIBRADA

El patrón de una dieta equilibrada se conforma de la siguiente manera:

  • Cerca del 50% del total de calorías de la alimentación deben proceder de alimentos ricos en hidratos de carbono –el pan, por su contenido en almidón, es uno de ellos–.
  • Del 15 y al 18% de las calorías deben aportarlas alimentos ricos en proteínas, como pueden ser la carne, el pescado, los huevos y los lácteos.
  • El 30 de calorías restantes, deberíamos tomarlas de alimentos ricos en grasas, presentes en los propios alimentos y en los condimentos que utilizamos para su elaboración.

Si se suprimen algunos de estos alimentos o se varían las cantidades que se toman a diario, estamos creando un desequilibrio nutricional. Esta situación puede dar lugar a un aumento de casos de obesidad, o ser la causa de anemias o estados carenciales.

PAN SALUDABLE Y RICO

El pan sabe bien tanto solo como acompañado, y además es muy saludable.

  • Fuente de Proteínas: aporta nutrientes que forman parte de tejidos y células. Si se come el pan con otros alimentos como legumbres o lácteos se consigue una proteína tan completa como la de la carne, el pescado o los huevos.
  • Vitaminas: el pan es rico en vitaminas del grupo B, que el organismo utiliza para el aprovechamiento de hidratos de carbono, proteínas y grasas.
  • Minerales: es rico en fósforo, magnesio y potasio.
  • Fibra: las variedades integrales y de cereales son las más ricas en fibra.

MENÚ MATINAL PARA MÁXIMA ENERGÍA

LUNES

Desayuno
Café, cacao o té; Vaso de leche; Pan integral con mantequilla y mermelada; Kiwi.

Almuerzo
Yogur con trozos de frutas y un puñado de cereales de desayuno.

MARTES

Desayuno
Infusión con miel; Yogur con fresas; Hogaza de pan tostada y untada con tomate natural, unas gotas de aceite y jamón.

Almuerzo
Infusión con miel
Pan de soja con queso suave a las finas hierbas Plátano.

MIÉRCOLES

Desayuno
Café, cacao o té; Vaso de leche; Galletas integrales; Macedonia: plátano, manzana, pera, kiwi, fresas con zumo de naranja.

Almuerzo
Bocadillo vegetal en pan romano: lechuga, tomate, atún y un poco de mayonesa.

JUEVES

Desayuno
Café, cacao o té; Vaso de leche; Pan tostado con requesón, miel y nueces; Zumo de fruta.

Almuerzo
Café o cacao o té
Un vaso de leche
Galletas integrales o bollería sencilla.

VIERNES

Desayuno
Café, cacao o té; Leche con muesli o cereales de desayuno; Un trozo de piña.

Almuerzo
Baguette de jamón y queso; Fruta fresca.

SÁBADO

Desayuno
Café, cacao o té; Vaso de leche; Torta de aceite
Zumo de fruta.

Almuerzo
Infusión con miel
Lácteo: yogur o cuajada
Fruta fresca.

DOMINGO

Desayuno
Infusión con miel; Kéfir o yogur; Pan de pasas y nueces o pan de avena y centeno.

Almuerzo
Café o cacao o té; Vaso de leche; Dos frutas variadas.

DIFERENTES CLASES DE DESAYUNO

01 DESAYUNO FRANCÉS
Degustar un desayuno al más puro estilo francés estés donde estés es sencillo. Para ello tienes que tener unos ingredientes básicos: café, té o cacao, croissants con mantequilla y mermelada. Prueba a tostar el croissant un poco antes de servirlo en la mesa, así la mantequilla se fundirá sobre él, penetrando mejor su sabor y aroma.

02 DESAYUNO BRITÁNICO
Prueba a variar de desayuno cada fin de semana, y así podrás quedarte con el que más te guste. Los ingleses toman un desayuno muy rico y completo, se compone de zumo de naranja, cereales, huevos con bacon o salchichas y tostadas con mantequilla y mermelada de naranja amarga. Todo esto se acompaña de un té muy fuerte, que es la bebida más extendida, y hay quien le añade leche.

03 DESAYUNO ALEMÁN
Los ingredientes que integran el desayuno de nuestros vecinos, los alemanes, son pocos, pero consistentes. Si quieres preparar un desayuno con influencias germanas tienes que preparar café y acompañarlo con panecillos de mantequilla, que se comen con alimentos salados, como el queso o el salami; también se toman ocasionalmente huevos duros.

04 DESAYUNO ESTADOUNIDENSE
En cantidad y variedad de ingredientes puede parecerse al desayuno británico, pero resulta todavía más consistente. También se desayuna con zumo y cereales, pero se acompaña además de café, leche, patatas ralladas asadas, pancakes o magdalenas. Los huevos son un ingrediente fundamental en el desayuno estadounidense, que se preparan de las más variadas maneras: fritos, cocidos, revueltos, en tortilla, cocidos; y se suelen acompañar de salchichas o bacon.

05 DESAYUNO LATINOAMERICANO
Prepárate para una inyección de energía importante si has decidido tomar un desayuno al estilo latinoamericano. Los latinos en su desayuno toman alimentos con nutrientes, proteínas, vitaminas e hidratos de carbono. Una variedad y contundencia que puede chocar entre nuestras costumbres alimentarias. El desayuno latinoamericano, y más concretamente de México, se compone de leche, tostadas o tortitas, frijoles con arroz, bacon y otros derivados cárnicos, acompañados de frutas o zumos.

09 DESAYUNOS EXTRAS PARA CADA OCASIÓN
Si quieres degustar un desayuno específico para cada ocasión, sólo tienes que plantear unos ingredientes distintos. Para un desayuno más energético toma: leche con café o cacao, acompañada de muesli, pan con mantequilla, mermelada o miel, fruta o zumo. Para un desayuno rico en calcio los ingredientes son: leche calcio o yogur, pan tostado con queso fresco, mermelada y fruta. Un desayuno alto en fibra incluye: una infusión, yogur con cereales integrales acompañados de kiwi y fresas troceados y miel. Si prefieres un desayuno rico en proteínas, sus ingredientes básicos son: leche o yogur, pan con queso fresco y embutido, fruta o zumo. El desayuno supervitaminado puede incluir: una infusión, yogur con muesli y macedonia de frutas con zumo enriquecido. Por último, para degustar un desayuno nutritivo y rápido, toma leche con galletas integrales y un zumo de frutas; o un batido de yogur o leche con cereales y fruta fresca.

domingo, 7 de septiembre de 2008

QUÉ HACER EN CASO DE FATIGA O AGOTAMIENTO

Las causas que provocan la fatiga o el agotamiento pueden ser muy diversas aunque, generalmente, se trata de situaciones que se caracterizan por una marcada debilidad física y/o psíquica tras la realización de actividades cotidianas que en circunstancias normales no deberían producir esos síntomas.

La Encefalomielitis Miálgica - también conocida con el nombre de Síndrome de fatiga crónica (CFS en inglés) - se presenta con una sintomatología que, por su similitud con el tema que estamos tratando, conviene considerar ya que en multitud de ocasiones es considerada como una enfermedad sin importancia cuando quien la padece sufre una seria merma en su calidad de vida.

El problema es que se desconocen las razones que originan la "fatiga crónica" aunque hay varias teorías al respecto: desarreglos de los complejos sistemas celulares ocasionados por alteraciones de tipo endocrino, alteraciones de las citoquinas cerebrales, presencia de compuestos químicos que alteren el metabolismo del cuerpo, exposición a compuestos químicos organofosforados, otros agentes infecciosos, cambios en la actividad del sistema inmunológico -tanto por defecto como por exceso- o la acción de virus como el Epstein-Barr, el herpes tipo 6, el citomegalovirus o la cándida, entre otros. Todos esos microorganismos han sido relacionados con esta patología.

Los síntomas más comunes para determinar su existencia son la pérdida de memoria y de concentración, dolor muscular, dolores en las articulaciones, inflamación de garganta, inflamación de los nódulos linfáticos en nuca o axilas y cefaleas. También pueden aparecer otros síntomas como fiebre, problemas de sueño, sequedad de boca y ojos, mareos, congestión, diarrea, fluctuaciones en el peso, vómitos, alergias, hipotensión, infecciones, cambios de humor brusco, tristeza, ansiedad, depresión y ataques de pánico. Un problema que puede tratarse con efectividad en muchos casos (véanse artículo sobre "fibromialgia" enfermedad" similar).

Claro que además de esta patología concreta hay determinadas situaciones que, desde el punto de vista de la Nutrición Ortomolecular, son causa más que suficiente para provocar esa sensación de cansancio, problema que puede durar mucho tiempo si no se trata o si se confunde con la patología anteriormente descrita.

Una alimentación deficitaria o inadecuada, el elevado consumo de sustancias como café, alcohol, tabaco, comida basura, alimentos refinados, ausencia de frutas y vegetales frescos, etc., así como un comportamiento que altere nuestro ritmo biológico pueden ser motivos más que suficientes para desarrollar una situación en la que aparezca fatiga, cansancio o agotamiento. Problema que se puede prolongar en el tiempo tanto como duren nuestros hábitos erróneos. No olvidemos que muchas veces agotamos las reservas de nutrientes que sólo se encuentran en las frutas y vegetales frescos por lo que si además de consumir sustancias tóxicas, no ingerimos esos nutrientes, existen altas posibilidades de provocar una situación que disminuye nuestra calidad de vida, con todo lo que eso conlleva.

Ese tipo de alimentación genera además muchos residuos tóxicos, que en la mayoría de los casos no son eliminados de forma adecuada, por lo que uno de los órganos que más se verá afectado, es el hígado. Y esa situación genera una sintomatología idéntica a la que acabamos de describir.

Qué podemos hacer con la nutrición ortomolecular?

La fatiga requiere siempre determinar la razón o razones que han generado este síntoma. Según la situación bioquímica, física y psíquica, se pueden conocer los pasos a seguir tanto a nivel dietético como ortomolecular. En todo caso, conviene seguir los siguientes consejos:

  • Evitar el estrés prolongado. El estrés, sostenido en el tiempo puede generar inmunodepresión y provocar este tipo de alteraciones.
  • Limitar las sustancias y compuestos tóxicos.
  • Instaurar una alimentación saludable ingiriendo diariamente frutas, verduras y cereales integrales.
  • Reducir o eliminar el consumo de bebidas alcohólicas y estimulantes. Aunque puedan producir una sensación momentánea de alivio, suelen empeorar el problema.
  • Limitar el consumo de grasas saturadas.
  • Realizar algún tipo de actividad deportiva acorde con las posibilidades físicas.
  • Mantener un horario de sueño adecuado a nuestras necesidades reales.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS

  • Miel: aporta azúcares rápida y fácilmente aprovechables para el organismo además de pequeñas cantidades de vitaminas. Su uso debe ser moderado.
  • Albaricoques: tienen acción estimulante sobre el sistema nervioso y el metabolismo.
  • Uvas: aportan una buena cantidad de vitaminas, minerales y azúcares.
  • Ajo: es tonificante y vigorizante, además de antiviral.
  • Sésamo: es altamente nutritivo. Contiene vitaminas, minerales y oligoelementos.
  • Frutas y verduras crudas: por su contenido en vitaminas, minerales y fitonutrientes.
  • Berros: aumentan el apetito y son tonificantes.
  • Probióticos: son inmunoestimulantes e inmunomoduladores.

SUPLEMENTOS NUTRICIONALES:

  • Potasio y magnesio: son potencialmente beneficiosos para las personas con fatiga persistente. Aunque las personas con patología cardiaca o renal no deben tomar suplementos de estos minerales sin consultar con un especialista.
  • Vitaminas A y E: ambas vitaminas son estimulantes del sistema inmune.
  • Betacaroteno: potencia la acción del interferón natural.
  • Probióticos: son sustancias indispensables para el buen funcionamiento del sistema inmunitario.
  • Coenzima Q10: una coenzima que está presente en todas las células y que cumple un papel fundamental en la producción de energía a nivel celular.
  • Vitaminas del grupo B: son vitaminas indispensables para el buen estado del sistema nervioso además de aumentar los niveles de energía.
  • Vitamina C: tiene efectos antivíricos, favorece la función adrenal y refuerza el sistema inmunológico.
  • Selenio: su deficiencia inhibe la resistencia a las infecciones.

viernes, 5 de septiembre de 2008

CÓMO SEGUIR UNA DIETA PARA CONTROLAR EL COLESTEROL

¿Cómo se puede reducir y normalizar el exceso de colesterol en la sangre?
A parte de seguir una dieta adecuada y un medicamento prescrito por un médico, los naturistas aconsejan el ajo y el limón en la dieta, ya que según ellos, disminuyen la tensión arterial, reducen las placas de ateroma y aumentan la proporción de lipoproteínas de alta densidad (H.D.L.). Dicho de otra manera: limpian las arterias, invierten la proporción de los colesteroles y reducen la carga cardíaca. Naturalmente debido al olor del ajo, sería conveniente usarlo en cápsulas. También da buen resultado el uso moderado de la "lecitina de soja", entre otros.

¿Cuánto tiempo ha de durar el régimen para el colesterol?
Una vez que se consiguen normalizar las cifras analíticas del colesterol, se puede reducir un poco el rigor del régimen de alimentación. Pero las normas dietéticas principales deberán observarse siempre, puesto que de lo contrario volveríamos a encontrarnos con el mismo problema.

Personas con exceso de peso u obesidad

Lo más importante será conseguir la pérdida del exceso de peso.
Para ello, las personas obesas deberán seguir una dieta de adelgazamiento:Dieta baja en calorías

En general, se pueden combinar bien las verduras y hortalizas con las carnes, pescados y legumbres, aunque haya que llevar un control de las calorías ingeridas.

Conseguido el primer objetivo y con el peso conveniente, es necesario mantenerlo.
A veces será preferible comer un alimento "prohibido" según esta dieta, que engordarse comiendo a menudo demasiada cantidad de alimentos "permitidos".

Personas que mantienen un peso normal

Han de evitar los alimentos con mucho colesterol, prefiriendo los que contengan poco o nada, pero vigilando sobre todo, no aumentar de peso, ya que es muy fácil introducir en la dieta un exceso de alimentos, como los frutos secos, con los que se aumentarían exageradamente las calorías ingeridas

ALIMENTOS CON MUCHO COLESTEROL

Para una dieta sin colesterol, estos alimentos están prohibidos absolutamente

Los siguientes alimentos contienen mucho colesterol:

  • Carne de cerdo
  • Embutidos
  • Jamón York y jamón serrano
  • Vísceras (Hígado, riñones, sesos...)
  • Carne de cordero
  • Grasa visible de cualquier carne
  • Piel de pavo,pollo o gallina
  • Yema de huevo
  • Mariscos, crustáceos
  • Manteca, bacon, margarina mixta
  • Leche entera,quesos secos, nata, mantequilla
  • Pasteles, Croissants, Bollos


Algunas veces se permite comer una pequeña cantidad de estos alimentos en un día señalado (p.ej.: una o dos yemas de huevo a la semana, un poco de queso para gratinar...)

Como la mayoría de estos alimentos son además ricos en calorías, conviene tenerlo en cuenta con el fin de evitar sobrecargas cardíacas, y otras alteraciones por obesidad.


ALIMENTOS CON POCO COLESTEROL

Los alimentos con poco colesterol, pueden ingerirse sin otro problema que las limitaciones que pueda haber debido a otras patologías añadidas

  • Merluza, bacalao
  • Leche semidesnatada, yogourt semidesnatado, queso fresco o bajo en grasas
  • Ternera, buey, caballo
  • Conejo, pollo


Estos alimentos contienen una cantidad de colesterol, que oscila entre los 10 y los 90 mg. aproximadamente.

Su uso puede ser habitual, teniendo en cuenta el equilibrio de la dieta, y con excepción de las personas a las que el médico les haya prohibido el uso de alguno de estos alimentos por otra causa.


ALIMENTOS SIN COLESTEROL

El único inconveniente a tener en cuenta en esta dieta, es la gran cantidad de calorías que pueden aportar algunos de estos alimentos

Estos alimentos no contienen colesterol. Se pueden tomar libremente, pero teniendo siempre en cuenta su alto nivel de calorías:

  • Cereales y derivados (Arroz, pastas de sopa, maíz)
  • Patatas
  • Frutas, hortalizas, verduras
  • Legumbres
  • Margarina vegetal.
  • Aceite (de oliva, maíz, girasol o soja)
  • Leche o yogurt descremados
  • Frutos secos (atención con las calorías)


Las frutas, hortalizas y verduras son los únicos alimentos de los que se puede "abusar", tomando mucha cantidad sin ningún problema, sobre todo de los siguientes:

Acelgas, espinacas, judías verdes, col, coliflor, lechuga, escarola, tomate, pimiento........

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...