martes, 13 de enero de 2009

Los Antioxidantes

Los antioxidantes tienen muchas propiedades o funciones pero, aunque hay de muchas clases, todos nos defienden de la agresión de los radicales libres. ¿Quieres conocer cuales son las funciones o qué propiedades son más destacables de los antioxidantes?

image

Sin contar el paso de los años, gran parte de los achaques que sufrimos se deben a la acumulación de agresiones a las células por parte de los radicales libres.

Este daño celular se acumula peligrosamente porque aceleramos este proceso tomando más radicales libres que se forman fuera de nuestro cuerpo: el tabaco, la polución, la radiación solar... Afortunadamente, nuestro cuerpo pone en marcha un arsenal de defensas, las enzimas y los antioxidantes, que detienen la formación de los radicales libres, los captan y reparan sus desaguisados. Si existiese una pócima para preservar la juventud, ¿no la tomarías? estos son los antioxidantes.

Pues los científicos han descubierto que hay antioxidantes delante de tus narices: están en tu comida, en tu bote de vitaminas y en tu tienda de comestibles. Y encima son seguros y cuestan muy poco dinero.

Las tres grandes porciones antioxidantes

La vitamina C
¿Qué hace? Protege las arterias. Estimula el sistema inmunitario. Previene el cáncer, las enfermedades del pulmón y las cataratas.
¿Dónde se encuentra? Especialmente en frutas y verduras, entre ellas el pimiento y el pepino, el melón, la papaya, las fresas, las coles de bruselas, todos los cítricos, los kiwis, el brécol y los tomate.
¿Conviene tomar suplemento? Si no comes mucha fruta y verdura si es recomendable, ya que, además, no hay peligro: es una de las vitamina más seguras.

La vitamina E
¿Qué hace? Es el suplemento vitamínico más importante para combatir los achaques de la edad. Bloquea la oxidación del colesterol malo y otros lípidos perjudiciales. Previene los infartos y el cáncer, evita el deterioro de las arterias. Incrementa las defensas. Protege al cerebro de enfermedades degenerativas.
¿Dónde se encuentra? En los aceites vegetales (soja, maíz y girasol) frutos secos, semillas y cereales.
¿Conviene tomar un suplemento? Si, en cápsulas de aceite de germen de trigo, por ejemplo, porque no consumes suficiente en los alimentos.

El betacaroteno
¿Qué hace? Posee virtudes antiedad extraordinarias al transformarse en el organismo en vitamina A que estimula el sistema inmunitario. Previene el cáncer de pulmón, estómago y mama, previene infartos, bloquea la oxidación del colesterol que tapona las arterias y aumenta las defensas.
¿Dónde se encuentra? En zanahorias, albaricoques, espinacas, zumo de tomate, calabaza, melón y brécol preferiblemente crudas o cocinadas al vapor.
¿Conviene tomar suplemento? Sí, de 10 a 15 miligramos al día, ya que es una de las vitaminas menos tóxicas.

Y también son antioxidantes

  • El Zinc: presente en moluscos, especialmente las ostras. También en carnes magras, cereales y frutos secos.
  • El Magnesio: presente en frutos secos, especialmente almendras, avellanas, piñones, cacahuetes, nueces y anacardos. También en cereales y legumbres.
  • El Selenio: en las pipas de girasol, la carne, pescado y ajo.
  • El Glutatión: uno de los antioxidantes más fascinantes, un aminoácido natural de tu dieta. En frutas y verduras.
  • La Coenzima Q-10: sustancia natural que produce tu cuerpo, se encuentra en alimentos como pescados azules (caballa y sardinas) en vísceras (corazón, hígado y riñones) en la carne, aceite de soja y cacahuetes.
  • Ranking de alimentos antioxidantes: no existe ningún otro alimento como las frutas y verduras que posean tantos antioxidantes que transformen tus células en fortalezas contra los radicales libres. Por eso, toma al día al menos 5 piezas de fruta, verdura o zumo de fruta.

Las 10 más ricas en antioxidantes

  • Los aguacates.
  • Las bayas (moras, fresas, frambuesas, arándanos...).
  • El brécol.
  • El repollo y todas las coles en general.
  • Las zanahorias.
  • Los cítricos.
  • Las uvas, que contienen hasta 20 antioxidantes.
  • Las cebollas, sobre todo las moradas.
  • Las espinacas.
  • Los tomates.

miércoles, 7 de enero de 2009

Dietas, dietas y mas dietas...

comer

Yo no creo en dietas. No todas las personas tienen la voluntad para mantener una dieta al pie de la letra, por el tiempo indicado y luego ejecutar un plan permanente para mantener los resultados obtenidos.

Aquellos que estamos habituados a comer indiscriminadamente, sin preocuparnos de lo que ingerimos, usualmente tenemos serios problemas para seguir una dieta, mucho menos para conseguir los resultados deseados de manera permanente. Hay que ser realistas y honestos con nosotros mismos.

Mi opinión es que debemos empezar modificando nuestros hábitos alimenticios, con pequeños cambios a los cuales nos podamos ir amoldando cómodamente y sin estrés; y luego ir realizando mayores cambios, hasta haber logrado un cambio permanente en nuestra costumbres para alimentarnos.

Por ejemplo, podríamos empezar haciendo alguna de las siguientes cosas:

  1. Tomar solo leche descremada, en lugar de leche entera o semi-descremada.
  2. Comer mas pan integral en lugar de pan blanco. Su colón se lo agradecerá eventualmente.
  3. Evitar todas las comidas fritas. Todo lo que se puede freír, también se puede asar, cocinar en la estufa o microondas o hacer en la parrilla (lo juro).
  4. Cambiar la azúcar blanca por azúcar morena o Splenda.
  5. Evite y trate de suspender totalmente, la comida chatarra y las comidas de restaurantes de comida rápida. Generalmente están hechas con materiales de la peor calidad, aceite requeteutilizado, y muchísima grasa animal.
  6. Evitar los postres, y cuando se sienten muchos deseos de comer algo dulce, beberse jugos de frutas naturales (sin azúcar) o frosty (semi-congelado), un fruit punch, una granola o una barrita de proteínas.
  7. Si somos pecadores de grandes ligas y nos gusta mucho el chocolate, podemos tratar de conseguir snacks dietéticos con sabor a chocolate, para sentir el saborcito rico de vez en cuando (sin abusar de ellos… solo para casos de emergencia).

Ciertamente, con la edad nuestro metabolismo disminuye y puede ser que por mucho esfuerzo que hagamos, no perdamos peso; entonces, debemos considerar la cantidad de ejercicio que estamos realizando y trazarnos un plan con el cual nos sintamos cómodos y que nos propongamos cumplir con la habitualidad establecida (por nosotros mismos).

Puede optar por varias alternativas, la cosa es hacer algo, podría caminar, hacer yoga o hasta bailar; yo lo hago mientras realizo los quehaceres en la casa, me pongo el IPOD y todo lo hago bailando… se disfruta, se trabaja, sientes que tienes mas energías, el tiempo pasa rápido y es positivo y beneficioso para la salud.

Bueno, consideren este tema y propónganse algunas de estas metas como parte de los propósitos del nuevo año 2009.

Para este año, les deseo mucha salud y fortaleza para mantenerla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...