sábado, 29 de mayo de 2010

Diez reglas básicas para la higiene y preparación de los alimentos

image En la preparación de los alimentos es esencial recordar la importancia de la higiene y de tener presente una serie de reglas básicas de salubridad alimentaria. Por ello, te propongo recordar la serie de diez pautas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda para evitar cualquier inconveniente o intoxicación por medio de los alimentos.

  1. Al momento de escoger los alimentos será necesario fijarse en su aspecto: asegurarse que se vea fresco, limpio y esté en buen estado general.
  2. No olvidar lavar las frutas, verduras y hortalizas en agua clara con unas gotitas de lejía u otro producto desinfectante idóneo para este uso alimentario.
  3. Nunca olvides consultar la fecha de caducidad de los productos envasados.
  4. Siempre cuece bien, en tiempo y forma, los diversos alimentos.
  5. Consúmelos inmediatamente después de haberlos cocinado, si no lo harás así por el motivo que sea o si te han quedado sobras, deberás guardarlos en un recipiente hermético, y en especial, en el refrigerador una vez haya tomado temperatura ambiente.
  6. Aprende a recalentar correctamente los alimentos (mejor si lo haces en horno de microondas).
  7. Presta mucha atención a que nunca entren en contacto los alimentos crudos con los cocidos.
  8. Lava muy bien tus manos de manera regular cuando estés preparando tus alimentos. Así también, asegúrate de higienizar correctamente utensilios, recipientes y superficies. En este último sentido, recurre a sustancias desinfectantes acordes para el uso en cocinas.
  9. Preserva los alimentos de cualquier insecto o animal que pueda trasmitir cualquier tipo de microorganismo dañino.
  10. El agua de se emplea para la higiene o elaboración de los alimentos deberá ser siempre potable. En casos de que no se tenga acceso a ella, se deberá hervir previamente.

Finalmente, se hace un especial llamado de atención con respecto a las mayonesas caseras: habrán de consumirse de inmediato y no se podrán guardar, ya que al no tener conservantes pueden provocar intoxicación alimentaria, como la salmonella.

image

Fuente: Globedia

miércoles, 26 de mayo de 2010

La depresión fomenta el consumo de chocolate

image La revista 'Archives of Internal Medicine' publica un estudio acerca de los hábitos de consumo de chocolate por parte de 931 sujetos. Ninguno de ellos tomaba antidepresivos ni presentaba problemas cardiovasculares, diabetes o trastornos en los niveles de colesterol.

Además de informar sobre la frecuencia, semanal y mensual, con la que comían chocolate, los participantes se sometieron a un test para valorar su estado de ánimo mediante la escala de depresión desarrollada por el Centro de Estudios Epidemiológicos.

Como indican los responsables de la investigación, procedentes de la Universidad de California (EEUU), "aquellos que dieron positivo en la prueba de depresión consumían más chocolate que los que dieron negativo". Los que se encontraban más tristes consumieron unas 11,8 raciones al mes frente a las 5,4 de los que no estaban más alegres.

Hasta ahora, la mayor parte de los estudios se había centrado en conocer este efecto en las mujeres. Sin embargo, el ensayo se centra también en ellos. Es más, los hombres fueron superiores en número (un 70.1%). En este sentido, los expertos subrayan que la relación entre el cacao y la sintomatología depresiva se detectó de forma similar en ambos sexos.

image El documento no se atreve a adelantar una explicación directa del posible beneficio y/o necesidad de comer chocolate durante un estado depresivo. Otras posibles razones para este mayor uso podrían ser que, en efecto, el chocolate alegra; o que, aunque éste no produzca un beneficio, los cambios cerebrales producidos cuando se está deprimido aumenten las ganas de consumirlo. Tampoco se descarta que, de alguna forma, este ingrediente pueda propiciar un bajón en el ánimo.

Aunque se suman a la evidencia en este campo, cabe matizar que los resultados de esta investigación no son altamente extrapolables debido a algunas limitaciones de la misma. Por ejemplo, no fue diseñada para obtener conclusiones sobre este tema específico y se basa en la información que aportaron los participantes, sin haberla sopesado con otro tipo de datos menos subjetivos.

"Se necesitan estudios futuros que diluciden en qué se fundamenta esta asociación y que determinen si el chocolate desempeña un papel en la depresión, ya sea como causa o como cura", concluyen los firmantes, liderados por Beatrice A. Golomb.

Fuente original:  image

martes, 18 de mayo de 2010

Un nuevo estudio confirma que la risa mejora la salud

Cambia la química de la sangre y protege contra la enfermedad y la depresión

Hasta ahora se sabía que la risa mejoraba el estado de salud. Ahora un nuevo estudio ha descubierto que además cambia la química de la sangre, protege al organismo contra la enfermedad y la depresión, así como que detiene las enfermedades cardiacas. El nuevo estudio, realizado por una universidad de California, ha demostrado que los cambios producidos por la sonrisa tienen lugar en el nivel químico del cuerpo y que provoca que el individuo sienta cierto bienestar físico durante 24 horas. El efecto en la sangre es perceptible desde que se conoce que el sujeto va a vivir una experiencia agradable, según esta investigación, realizada con 16 hombres sanos que no habían hecho ejercicio físico ni recibido medicación alguna.

sonrisa con lentes

Una investigación realizada por la Loma Linda University de California, ha revelado que sonreír alegremente puede cambiar la química de la sangre, así como proteger al organismo contra la enfermedad y la depresión, algo que los especialistas ya sospechaban.
El sistema inmunológico también mejora con las sonrisas, que también ayudan a frenar las enfermedades cardiacas, debido a que, cuando una persona sonríe se suceden una serie de cambios en su psicología, que permanecen durante un largo periodo de tiempo.

Esto es debido a que la sonrisa estimula la producción de las llamada beta-endorfinas, polipéptidos que actúan como neurotransmisores cerebrales, y que son consideradas como la morfina natural del organismo, puesto que tienen un efecto analgésico en las respuestas del sistema nervioso al dolor, así como se sabe que ayudan a regular el sistema inmunológico.

El estudio, liderado por el investigador Lee Berk, ha demostrado que los cambios producidos por la sonrisa tienen lugar en el nivel químico del cuerpo y que provoca que el individuo sienta cierto bienestar físico durante más o menos 24 horas.

La American Physiological Society se ha hecho eco de los resultados del estudio, presentándolos en una conferencia celebrada en el marco de su congreso Experimental Biology 2006. En un comunicado de dicha sociedad, se señala que no cabe duda de que sonreír sienta bien, pero también incluso la sensación justo anterior a la sonrisa alegre, por ejemplo cuando estamos viendo una película que nos gusta. Ambas sensaciones positivas generan efectos sorprendentes en el sistema neuroendocrino.

Cambios en la sangre
Según la investigación de Berk, la sangre de los individuos a los que se les han realizado las pruebas aumentaba en un 27% su cantidad de beta-endorfinas y en un 87% otros tipos de hormonas relacionadas con el crecimiento, sólo con el anuncio de que verían un vídeo de humor, en comparación con la sangre de otros individuos del grupo de prueba a los que no se les decía nada.

Por lo tanto, las beta-endorfinas aumentaban en relación tanto con la anticipación como con la experiencia de una sonrisa alegre. Asimismo, esta cantidad se mantenía durante el tiempo en que veían el vídeo y después de terminar de verlo, lo que significa que, sin lugar a dudas, sonreír conlleva importantes implicaciones tanto para el bienestar, como para la prevención de enfermedades y para la reducción del estrés.

Berk y sus colegas estudiaron a un total de 16 hombres sanos y en ayunas que no habían hecho ejercicio –puesto que el deporte también activa la secreción de endorfinas- al menos desde hacía 24 horas, y que no estaban tomando ninguna medicación.

En el test se les pidió que eligieran su vídeo favorito entre varias posibilidades. Tres días antes del experimento, se les anunció a todos los participantes que serían divididos en dos grupos: uno experimental (el que vería el vídeo) y otro de control (el que no vería el vídeo). Se les hicieron análisis de sangre a ambos grupos antes de que se empezara el experimento, cuatro veces durante la hora que éste duró, y tres veces más después de terminar la prueba.

Mejorar el fluido sanguíneo
Anteriores estudios habían demostrado que el hecho de ver un vídeo divertido podía reducir los síntomas de estrés crónico, responsables de la reducción de las respuestas inmunitarias, en especial las relacionadas con las defensas anti-virus y anti-tumorales.

Asimismo, el año pasado un grupo de cardiólogos del Centro Médico de la universidad de Maryland descubrieron que un sentido del humor activo podía prevenir enfermedades cardiacas debido a que la sonrisa impacta directamente en la funcionalidad de los vasos sanguíneos, facilitando el fluido de la sangre, tal como informó oportunamente la comunicado de la mencionada universidad.

Berk ha descubierto además que sonreír con ganas disminuye la secreción de cortisona y de epinefrina o adrenalina, una hormona que es segregada en situaciones de alerta por las glándulas suprarrenales.

Una sola sesión de visionado de una película de humor garantiza nada menos que 24 horas de efectos positivos en un individuo. Otros estudios han señalado asimismo que 30 minutos al día de dicha sincera producen cambios profundos y de larga duración en el mismo sentido.

Otro aspecto que se estudió fue el relacionado con la regulación y los cambios en la citosina, una proteína reguladora de las funciones celulares, así como el de las respuestas inmunológicas. Ambas áreas orgánicas también sufrían refuerzos positivos al sonreír.

Sonreír es un acto universal. Sonreír de pura alegría supone una experiencia emocional muy positiva. Berk ha estado investigando durante años sus efectos en el organismo, comprobando que son drásticos: las endorfinas son las sustancias que nos hacen sentir bien, así que liberarlas con la sonrisa es la garantía más sencilla que podamos tener al alcance, que nadie nos puede vender ni quitar.

Desde hace años se habla del poder curativo de la risa. Especialmente, desde que se comprobó en experimentos realizados en hospitales que la risa ayuda a recuperar antes la salud de los enfermos. Cada vez se confirma más que la risa mejora el estado físico del cuerpo humano.

Tal como explica al respecto la Universidad de Indiana, la risa relaja los músculos tensos, reduce la producción de hormonas que causan el estrés, rebaja la presión de la sangre, y ayuda a incrementar la absorción de oxígeno en la sangre. También ayuda a quemar calorías puesto que movilizamos unos 400 músculos del cuerpo.

Fuente: Tendencias 21

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...