lunes, 23 de abril de 2012

Vivir con dolor no es algo normal: Manejo físico y emocional del dolor crónico

Todos hemos sentido dolor alguna vez en la vida. Ya sea debido a un golpe, una herida, un corte, calambres menstruales o un dolor cabeza, muchas son las causas de malestar físico que puede ser desde leve hasta agudo, e incluso en algunos casos, crónicos.  Independientemente, de la intensidad, el dolor es representa una molestia en la vida, que muchas veces no nos permite desempeñarnos adecuadamente, e interfiere en la actividades de la vida diaria, ya sean laborales o sociales.

¿Cómo se define el dolor? 
La definición general de dolor tiene un carácter predominante físico.  El dolor se considera como una sensación que responde directamente a un daño o agresión tisular, y que sería proporcional al daño. Cuanto mayor es la herida, mayor es el dolor.  Es una experiencia desagradable que puede afectarnos en cualquier momento, y que en muchas ocasiones aparece de forma repentina y puede llegar a ser intolerable; afectando en todas las áreas de la vida de una persona, es decir de forma social, física y emocional.

Aunque, la Asociación Internacional para el estudio del Dolor lo define como una experiencia sensorial y emocional asociada a una lesión real o potencial, la palabra “emocional” convierte al dolor no sólo en una experiencia fisiológica sino también psicológica, mientras que el vocablo “potencial” sugiere que se puede experimentar dolor sin que exista una lesión real. 

El dolor puede ser agudo o crónico. Por lo general, la causa de dolor agudo es conocida y puede provenir de un accidente, de una fractura, de una cirugía, de un golpe o herida. Sin embargo, el dolor crónico es aquel que persiste durante un tiempo muy prolongado después de una lesión que dura, por ejemplo, seis meses.

A veces podemos pensar que los malestares crónicos son algo que tenemos que tolerar obligatoriamente, como si no hubiera nada que se pudiera hacer al respecto, aparte de tomar un analgésico (que muchas puede no ser suficiente).  En realidad, lo correcto es acudir al médico para que nos ayude a controlar estas molestias, ya sea porque es una situación nueva, o sobre todo, porque se trate de un dolor prolongado, ya que hay que revisar qué lo está causando, para poder administrar un tratamiento adecuado, sobre todo si éste es recurrente.
 
¿Qué es el Dolor Crónico?
  • Dolor Crónico No Maligno: Es aquel que sufre una persona cuya patología no compromete la vida a corto o medio plazo. Se le puede etiquetar como un dolor inútil, ya que no causa ningún deterioro a la salud física. Se trata de un dolor cuyo origen es orgánico, y que aunque disminuya o desaparezca, la causa aún persiste. Ejemplo: Dolor Reumatoideo, Fibromialgia, Traumatismos o de Dolor Origen Mecánico, como la Lumbalgia.
  • Dolor Crónico Maligno: Es frecuente en tumores y metástasis óseas. Puede ser debido al proceso maligno o al tratamiento. Es el que indica que existe un deterioro progresivo en nuestro organismo; como por ejemplo: el cáncer.

El dolor crónico puede generar fuertes reacciones emocionales  que potencian el sufrimiento que conlleva asociado.  Si el dolor se vuelve crónico, puede llegar a tener un impacto devastador en todos los aspectos vitales de la persona que lo sufre: 
  • Socialmente, porque se tienen que disminuir las relaciones sociales con amigos y allegados.
  • Laboralmente, puede llegar a afectar la productividad o la capacidad para trabajar, produciendo un sentimiento de inutilidad y problemas económicos.
  • En las relaciones de familia y de pareja, porque no se pueden cumplir las expectativas de nuestros seres queridos.

Los médicos especialistas del dolor se dedican a estudiar todo tipo de dolores: sus causas, las reacciones del cuerpo y la forma en que se pueden calmar; realizando una evaluación de diagnóstico inicial, determinando el tratamiento que se debe seguir y recetando los medicamentos que sean necesarios, dependiendo de las circunstancias de cada paciente, ya que existe una variedad de medicamentos y tratamientos que pueden ser administrado para ayudar a los pacientes a aliviar los dolores. 

Tenga siempre presente que hay muchos dolores crónicos que pueden ser tratados, entre ellos:
  • Neuralgias.
  • Migrañas.
  • Dolor de cabeza crónico.
  • Dolor en la parte inferior de la espalda.
  • Dolor en el cuello.
  • Fracturas.
  • Lesiones relacionadas con el trabajo.
  • Neuropatías.
  • Ciática.
  • Hernia de disco de la columna vertebral.
  • Fibromialgia.
  • Artritis.
  • Dolor relacionado con el cáncer.

Algunos pacientes pueden presentar las siguientes reacciones emocionales asociadas al dolor crónico:
  • A veces, los pacientes pueden sentirse molestos por tener la enfermedad, o tal vez se sientan agobiados al tratar de aprender los aspectos importantes del cuidado de su salud.
  • El sentimiento de fracaso nos genera impotencia y un estado de irritación que influye en nosotros y en quienes nos rodean.
  • Finalmente, cuando vemos que no es posible acabar para siempre con él, podemos caer en una depresión o al menos a un estado de ánimo deprimido que nos hace perder el sentido de la alegría.
  • La continuidad del dolor nos puede producir además ansiedad social.
  • Habrá días en que el tratamiento interfiera con el trabajo, la relaciones personales y/o diversión.  Esto le puede generar mucha frustración.
  • Si el dolor nos impide nuestra actividad normal, puede llegar a generarnos un sentimiento de inutilidad y de no sentirnos necesarios. 
  • Algunas veces, al luchar con el dolor, podríamos tratar de mantener niveles de actividad similares a los que teníamos cuando no sentíamos dolor, que ahora están muy por encima de nuestras posibilidades actuales, en detrimento de nuestra salud.
  • Habrá momentos en que desearán dejar el tratamiento por no obtener los resultados esperados, y nuestra lucha por evitar el dolor se podría convertir en un esfuerzo inútil.

Para manejar el dolor emocional producto del dolor crónico, es recomendable realizar terapia con algún sicólogo, ya que este tipo de tratamiento está orientado de la siguiente forma:
  • Trabajan sobre los pensamientos, sentimientos y sensaciones que están relacionada con el dolor.
  • Entrenamiento en habilidades  cognitivas y conductuales  para manejar el dolor  en lugar de sentirse victimizados  por él.
  • Entrenamiento en técnicas de respiración y relajación.
  • Ruptura del círculo vicioso: El paciente puede caer en un círculo vicioso por el intento de eliminar el dolor crónico, cuando la lucha por eliminar el dolor fracasa, puede llevar al paciente a estados de depresión y ansiedad, que a su vez incrementan las sensaciones de dolor.
  • Apoyo en el proceso de aceptación de su condición física y de salud.

Vivir con dolor no es algo normal, y nadie tiene porque acostumbrarse a ello. El dolor constituye una señal de alerta que indica que algo no está funcionando bien en el cuerpo, razón por la cual, lo mejor que se puede hacer es acudir a un médico para que le evalúe y pueda descubrir una posible patología, y le recete los medicamentos necesarios y adecuados.

Recuerde que no debe tomar pastillas sin prescripción médica, ya que pueden ocultar o enmascarar síntomas, e incluso agravar algunas enfermedades; sin importar qué tan fuerte sea el dolor, no debe automedicarse.

Información basada en observaciones de la Psicóloga Clínica panameña, Mgt. Mariela Donato, y la médica mexicana especialista en reumatología, Dra. Lilia Andrade.

viernes, 20 de abril de 2012

Ser positivo es bueno para el corazón

Parece que estar feliz es también bueno para el corazón.

Los científicos han sabido desde hace tiempo que las personas muy nerviosas y las que están frecuentemente molestas, ansiosas o deprimidas tienen un riesgo más alto de tener un infarto cardiaco.

Ahora la Universidad de Harvard realizó una revisión sobre la otra cara de la moneda sobre esa teoría psicológica, y concluyó que el buen ánimo y el optimismo tienen la propiedad de ayudar a proteger contra los males cardiacos.

En vez de dedicarse a únicamente ver cómo disminuir los riesgos cardiacos, "también podría ser útil concentrarse en la forma en que podemos reforzar el lado positivo de las cosas", explicó la investigadora Julia Boehm, de la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Boehm analizó decenas de estudios que examinan la influencia que tiene sobre la salud del corazón una actitud positiva, medida con factores psicológicos. El optimismo en particular parece clave, pues diversos estudios descubrieron que las personas más optimistas tenían la mitad del riesgo de un primer ataque cardiaco que las menos optimistas, afirmó Boehm.

Estudios previos muestran que el estrés asociado a rasgos psicológicos negativos puede provocar lesiones en arterias y en el corazón mismo.

Boehm encontró que las personas con un mejor sentido del bienestar tienden a presentar índices más saludables de presión arterial, colesterol y peso, además de que es más común que se ejerciten, lleven una dieta más sana, duerman bien y eviten el cigarro.

Sin embargo, advirtió que se necesita ahondar en la investigación para distinguir si la actitud positiva hace que la gente se sienta más dispuesta a tomar medidas saludables para el corazón, o si vivir más sano contribuye a tener una perspectiva más positiva.

El nuevo estudio, financiado por Robert Wood Johnson Foundation, fue publicado el martes en la revista Psychological Bulletin.

Fuente: AP News - Washington (AP)

miércoles, 18 de abril de 2012

Alimentos que retrasan el envejecimiento

Los alimentos que consumimos, de la misma forma que el combustible que le ponemos a nuestro auto, tienen un gran impacto en el rendimiento del cuerpo. Teniendo esto en cuenta, a parte del hecho de que estamos básicamente en un lento declive hacia la muerte desde el momento en que nacemos, uno pensaría que debiera importarnos más lo que entra en nuestra boca. Pero, en su lugar, muchas veces nos atarugamos de comida rápida y gastamos miles de dólares en milagrosos tratamientos “anti-envejecimiento” que pretenden deshacer los años de perjuicio que nos hemos causado nosotros mismos por la ingestión de cosas que a veces ni siquiera podemos pronunciar.

Por otro lado, hay un montón de alimentos que pueden nutrir y ayudar a mantener alejados a los demonios relacionados con la edad como el cáncer, la demencia y la osteoporosis. Estos alimentos también reducen gradualmente su cintura, lo que estudio tras estudio ha demostrado que aumenta la longevidad y mejora la salud en general. El exceso de peso contribuye a una gran cantidad de problemas que acortan la vida, como varios estudios concluyen  que "mayor peso en la edad madura es un factor de riesgo de enfermedad coronaria en la edad avanzada".   También, la Sociedad Americana del Cáncer estima que el exceso de peso está relacionado con más de 90,000 muertes al año.

¿Listo para envejecer con gracia? Siga leyendo para saber qué alimentos debe agregar a su dieta a fin de añadir años a su vida.

Ajo
Alguna vez se pensó que sólo era útil contra los vampiros y las citas a ciegas poco atractivas, el ajo ha resultado ser una superestrella nutricional que aporta una gran riqueza de sabor a los platos sin añadir calorías en exceso. La alicina, que es responsable del fuerte olor del ajo y su sabor punzante, en realidad es un antioxidante extremadamente potente, y la investigación publicada por la Academia Nacional de Ciencias demuestra que comer ajo parece impulsar la producción natural del cuerpo de sulfuro de hidrógeno, un antioxidante que es fabricado por el organismo y sirve como medio de transmisión de señales celulares que relajan los vasos sanguíneos y aumentan el flujo sanguíneo. El Dr. David W. Kraus, profesor de ciencias ambientales y biología en la Universidad de Alabama y autor de un estudio a gran escala sobre los beneficios del ajo, recomienda machacar el ajo y dejarlo reposar durante 15 minutos antes de cocinarlo, con el fin de desencadenar una reacción que libera los compuestos saludables de la planta.

Huevos
La guerra contra las grasas y el colesterol ha dejado a los huevos gravemente heridos, pero no del todo derrotados; aunque los expertos solían creer que las yemas de los huevos eran muy poco saludables; ahora han revisado sus afirmaciones y reconocen los beneficios de los nueve aminoácidos esenciales y los seis gramos de proteína saludable contenida en un huevo. Los huevos también contienen luteína (de gran ayuda en la prevención de la degeneración macular), zeaxantina (igual de bueno para los ojos y posiblemente útil en la prevención de cataratas), y la colina (importante en la regulación del cerebro, sistema nervioso y aparato cardiovascular).  Además, son también uno de los únicos alimentos que contienen vitamina D naturalmente. Y, de acuerdo con un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, no existe un vínculo real entre el consumo de huevos y la enfermedad cardíaca.

Arándanos
De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Tufts, los pigmentos o antocianinas presentes en los arándanos parecen ser un antídoto contra el estrés oxidativo, uno de los principales componentes del proceso de envejecimiento. También ayudan al cerebro a producir dopamina, que es fundamental para la felicidad, la memoria y la coordinación. Los investigadores descubrieron que ½ taza de arándanos al día, revierte de forma efectiva la disminución de la memoria y la pérdida de coordinación, en ratas de laboratorio. Los arándanos congelados pueden ser una gran adición a los batidos de proteínas o los yogur, y los arándanos frescos son una deliciosa alternativa a los dulces azucarados que le harán engordar y, probablemente, terminen matándolo.

Verduras de hoja verde
La espinaca y la col rizada (aquellas cosas que le producían nauseas cuando era más joven, pero que también hacían lo suficientemente fuerte a Popeye como para luchar con tipos tres veces su tamaño) están llenas de antioxidantes y compuestos contra el cáncer, como el sulforafano, beta caroteno, vitamina C y fibra. La espinaca también está cargada con ácido fólico, el cual según un estudio australiano, ha demostrado mejorar drásticamente la memoria de corto plazo. Los vegetales verdes son un espesante ideal para sopas y batidos, pero también son mucho más deliciosos cuando son salteados en aceite de oliva, sal y pimienta.

Brócoli
Otro vegetal de color verde oscuro, rico en antioxidantes
, el brócoli es parte de la familia de las de las plantas crucíferas que ayuda al cuerpo en la lucha contra las toxinas y muchas formas de cáncer. Varios expertos en nutrición creen que comer brócoli crudo o al vapor ayuda a preservar las enzimas importantes que se pierden en el proceso de cocción; pero cualquier brócoli es buen brócoli, cuando se trata de sus beneficios para la salud en general. El brócoli es también una fuente de calcio, que puede ayudar a prevenir la osteoporosis más adelante en la vida y ayuda al organismo en la absorción de la vitamina D.

Salmón
Usted probablemente ha oído decir que los pescados grasos como el salmón y el atún ayuda a prevenir enfermedades del corazón, manteniendo lubricada las arterias, pero el salmón es también una fuente excelente de ácidos grasos Omega-3, que son esenciales para el desarrollo del cerebro y la salud. De hecho, las tasas de la enfermedad de Alzheimer en los diferentes países son consistentes con la cantidad de pescado presente en la dieta del ciudadano promedio. El Omega-3 también es conocido por ayudar a perder peso, mejorar el estado de ánimo y ayudar a aliviar ciertas afecciones cutáneas. Sea consciente de donde proviene su pescado; sin embargo, el salmón salvaje obtiene su hermoso color rosado de comer kril y camarones, pero los salmones de piscifactoría son alimentados con colorante de alimentos para lograr el mismo tono. El salmón salvaje del Atlántico se considera actualmente la opción más segura de salmón.

Las remolachasLas remolachas son los dulces de la naturaleza. Son sorprendentemente dulces, sobre todo teniendo en cuenta su bajo contenido en calorías, y contienen ácido fólico, una de las vitaminas B más importante. La investigación preliminar demuestra que la betanina, un antioxidante que se encuentra en las remolachas, podría desempeñar un papel importante en la prevención de enfermedades del corazón mediante la inhibición de la oxidación del LDL (colesterol malo).  Estudios en animales también demuestran que el consumo de remolacha disminuye significativamente el crecimiento de los cánceres de piel y de pulmón, por lo que las remolachas están destinadas a convertirse en superestrellas que combaten enfermedades, en un futuro no muy lejano.

La linaza
Al igual que el salmón, la semillas de lino están repletas de ácidos grasos Omega-3 y resultan ser una de las pocas fuentes vegetales que proporcionan este nutriente. A pesar de ser plantas, también contienen varios fitoestrógenos (como su nombre lo indica, es el estrógeno vegetal que imita los efectos saludables del estrógeno en el cuerpo); uno de ellos es la lignina, que ahora se piensa que mejora el colesterol, así como la fácil absorción de las proteínas de las plantas. Las semillas de linaza y el aceite de linaza se le puede agregar a todo, desde la de avena hasta los platos de pasta, en reemplazo de los pescados más grasos y más caros.

viernes, 13 de abril de 2012

Como meditar en el trabajo

Meditar se considera una experiencia religiosa, porque produce cambios emocionales y físicos en el ser humano. Aunque no se trata de una cuestión esotérica, ya que se ha demostrado como las estructuras cerebrales se modifican, y más de 600 estudios de investigación científica han demostrado que la meditación puede mejorar la salud y producir otros  beneficios, como:
  • Reducción del estrés y la ansiedad
  • Disminución de la depresión
  • Aumento de la creatividad
  • Reducción de la presión arterial
  • Disminuye la tasa de ataques al corazón, accidente cerebrovascular y muerte en los pacientes cardíacos
  • Disminución de la criminalidad y la violencia
  • Mejora de la calidad de vida

Cuando meditamos podemos percibir como nuestras preocupaciones, miedos y obsesiones se van disipando y son reemplazados por una creciente sensación de serenidad.  Podemos sentir la paz en la respiración que entra y la respiración que sale.  Durante la Meditación Trascendental, la mente trasciende sin esfuerzo la actividad mental y experimenta la conciencia pura, mientras que el cuerpo experimenta un estado único de descanso. El estrés, que dificulta el pensamiento creativo y la actividad dinámica, se disuelve de forma natural, lo que resulta en una mejor salud, más felicidad y éxito. La Meditación Trascendental despliega todo el potencial de la vida.  Las meditaciones deben practicarse entre 20 y 45 minutos al día, o una sesión de 20 minutos en la mañana y otra en la noche, realizando ejercicios sencillos de respiración y de conciencia.  Esto puedes hacerlo cuando estás en tu casa, y podrás percatarte de los beneficios.  

Pero si necesitas unas vacaciones mentales durante el día, y no puedes salir de la oficina, la meditación trascendental podría ayudarte de manera rápida a darle un descanso al cerebro y hacerle frente a un estresante día de trabajo. Los estudios demuestran que puede ayudarte a reducir el estrés y es particularmente adecuada para el lugar de trabajo, porque a diferencia de otros sistemas de meditación, no involucra una túnica de colores ni horas de cantos ... tomándote solo 10 minutos para meditar, y verás la diferencia.

Apégate al mantra

La Meditación Trascendental se centra alrededor de un mantra, una palabra o simplemente un sonido - que repites en voz alta o mentalmente. Puedes elegir tu propio mantra, pero lo mejor es conseguir el tuyo de un maestro.

Libera tu mente...

La repetición del mantra produce una vibración de efecto calmante que permite que la mente se aquiete. No hay necesidad de aquietar la mente, simplemente sucede. Esto te ayuda a conservar la energía para más adelante.

Encuentra un espacio

Una vez que te encuentres armado con tu mantra, encuentra un lugar en la oficina donde puedas sentarte en silencio durante diez minutos. Puede ser en una silla cómoda o en cualquier lugar donde puedas sentarte con los ojos cerrados durante unos minutos.

... y tu cuerpo te seguirá

No pienses… 'tengo que disminuir la velocidad y profundizar mi respiración’, ya que esto sucede de todas maneras de forma natural. Una vez que la mente se calma, el cuerpo le sigue. Los estudios han demostrado que incluso la presión arterial puede bajar durante la meditación.

Ojos bien cerrados

Cerrar los ojos ayuda a aislarse del entorno de trabajo, y una vez que empieces tu mantra, te relajas. Es como bajar el volumen de una radio: la radio sigue encendida, pero sin hacer ruido.

Regresa al trabajo

Ahora estás totalmente relajado y listo para hacer frente a su bandeja de entrada, pero ten cuidado de no apresurarte. Toma un minuto con los ojos cerrados al final de la meditación. Es un poco como poner el auto en neutral antes de cambiar de dirección.

Espero que estos pequeños consejos sobre Meditación Transcendental te ayuden a relajarte durante el día, y pasen a formar parte de integral de tus hábitos de salud.

"Se trata de una tecnología que tiene el potencial para aumentar la vida de cada individuo y sociedad en su dignidad plena, donde los problemas y el sufrimiento están ausentes, y la perfecta salud, felicidad, éxito, y un rápido ritmo de progreso son las características naturales del la vida ".  ~ Maharishi

domingo, 1 de abril de 2012

La meditación hace que el cerebro procese más rápidamente la información

Un estudio revela, además, que existe una relación directa entre el grado de girificación del córtex y el número de años meditando

Las personas que meditan tienen más pliegues (o mayor grado de girificación) en la corteza cerebral, lo que hace que sus cerebros procesen la información más rápidamente que los cerebros de los individuos que no meditan. Además, cuanto más tiempo se lleve meditando, mayor cantidad de pliegues aparecerán en diversas áreas del córtex. Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por científicos de la Universidad de California en Los Ángeles, en el que fueron analizados los escáneres cerebrales de un total de 100 personas, la mitad de ellas practicantes de la meditación durante una media de tiempo de 20 años.

Las personas que meditan tienen más pliegues (o mayor grado de girificación) en la corteza cerebral, lo que hace que sus cerebros procesen la información más rápidamente que los cerebros de los individuos que no meditan.

Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por investigadores del Laboratorio de Neuroimagen de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), y del que se ha hecho eco la UCLA en un comunicado.

Anteriores evidencias obtenidas en esta misma Universidad habían constatado que el hábito de meditar, mantenido durante años, aumenta el grosor del cerebro y fortalece las conexiones neuronales. Ahora, esta nueva investigación ha constatado que la meditación aporta otro beneficio más al cerebro.

Meditación y neuroplasticidad cerebral

En términos generales, la meditación es la práctica de un estado de atención concentrada sobre un objeto externo, el pensamiento, la consciencia, o el propio estado de concentración.

En el ámbito religioso, la meditación es importante dentro del budismo, pero existen diversas escuelas de meditación, cada una de ellas con sus técnicas específicas.

Por ejemplo, para el budismo zen, la meditación es un estado natural de crecimiento, y para el hinduismo, en las escuelas de yoga y vedānta, la meditación es parte de dos de las seis ramas de la filosofía hindú.

En la práctica budista de Theravāda, por otro lado, la meditación involucra tanto técnicas como samādhi y vipassana, como el desarrollo de la bondad y el conocimiento superior.

Los investigadores de la UCLA, entre los que se encuentra la profesora Eileen Luders, descubrieron concretamente que existe una relación directa entre la cantidad de girificación cerebral y el número de años meditando, lo que, según los científicos, posiblemente constituya una prueba de la neuroplasticidad cerebral o capacidad del cerebro para adaptarse a los cambios del entorno.

Objetivo del estudio

La corteza cerebral es la capa más externa del tejido neuronal del cerebro. Entre otras funciones, esta región cerebral juega un papel clave en la memoria, la atención, el pensamiento y la conciencia.

Por su parte, la girificación o el pliegue cortical es el proceso por el cual la superficie del cerebro experimenta cambios que originan estrechos surcos y pliegues, conocidos como giros y surcos. La formación de estas estructuras estimulan e incrementan el procesamiento neuronal.

Por tanto, cuantos más giros y surcos presente el cerebro, mayor capacidad tendrá éste para procesar información, tomar decisiones o crear recuerdos.

Según Luders, lo que se pretendía con la presente investigación era: “Averiguar si existe un vínculo entre la práctica de la meditación y la extensión de las alteraciones cerebrales, es decir, relacionar el número de años de práctica de meditación con el grado de pliegues” (en el cerebro).

Para tratar de desvelar esta incógnita, los científicos realizaron escáneres de resonancia magnética (IRM) a los cerebros de 50 personas que meditaban (28 hombres y 22 mujeres) y compararon los resultados con los escáneres de otros 50 individuos de un grupo de control.

Los escáneres de estas personas del grupo de control se tomaron de una base de datos IRM ya existente, mientras que los escáneres de los individuos que meditaban se obtuvieron en diversas reuniones de meditación.

Las personas que meditaban analizadas habían practicado la meditación durante una media de 20 años. Sus prácticas eran de tipos diversos, como Samatha, Vipassana o Zen, entre otras.

Los investigadores aplicaron métodos de medición del cerebro completo, bien establecidos y automatizados, para analizar la girificación cortical en miles de puntos de la superficie del cerebro. 


Resultados obtenidos

De esta forma, descubrieron pronunciadas diferencias entre ambos grupos de personas (niveles más altos de girificación en los practicantes de la meditación) en amplios tramos del tejido de la corteza, incluido el giro precentral izquierdo, la ínsula dorsal anterior derecha, el giro fusiforme derecho y el cúneo derecho.

Además, los científicos pudieron constatar, a partir de los resultados obtenidos, una relación positiva entre el número de años practicando la meditación y la cantidad de girificación insular.

La ínsula es una estructura ubicada profundamente en la superficie lateral del cerebro, y se cree que funciona como centro de integración de los sistemas autónomo, afectivo y cognitivo. Según Luders, dado que “se sabe que las personas que meditan son maestros de la introspección y de la conciencia, así como del control emocional y de la autorregulación”, tendría sentido el hecho de que cuanto más más se medite, mayor sea el nivel de plegamiento de la ínsula.

Aunque Luders reconoce que la genética y otros factores ambientales podrían haber contribuido también a los efectos observados por los investigadores en el cerebro, afirma que “la relación positiva constatada entre girificación y años de meditación respaldan la idea de que la meditación incrementa la girificación regional” en el cerebro humano. Los científicos han detallado los resultados de su estudio en la revista Frontiers in Human Neuroscience.

Investigaciones anteriores a la realizada por Luders y sus colaboradores han aportado en los últimos años algunas evidencias sobre los beneficios de la meditación para el cerebro.

Entre las más recientes están la realizada, en 2011, por científicos del Massachusetts General Hospital (MGH) de Estados Unidos (en la que se constató que meditar media hora diaria durante ocho semanas ya provoca cambios mensurables en regiones del cerebro relacionadas con la memoria, el sentido del yo, la empatía y el estrés); y la llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte (UNCC), en Estados Unidos, que reveló que con tan sólo un rato corto de meditación durante pocos días los seres humanos pueden aumentar sus capacidades cognitivas. 

Yaiza Martínez | Martes, 20 de Marzo 2012
para Tendencias21
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...