martes, 5 de junio de 2012

La exposición temprana a los microbios reduce la inflamación relacionada con enfermedades crónicas de adulto

Los niños afuera. Los padres pueden volver a pensar en lo mucho que quieren proteger a sus hijos de los gérmenes todos los días.

Un nuevo estudio de la Universidad de Northwestern llevado a cabo en las tierras bajas de Ecuador notablemente no encuentra evidencias de inflamación crónica de bajo grado asociada con enfermedades del envejecimiento como diabetes, enfermedades cardiovasculares y demencia

En contraste, alrededor de un tercio de los adultos en los Estados Unidos presentan crónicamente valores elevados de la proteína C reactiva (PCR), una proteína en la sangre cuyos niveles se elevan como parte de la respuesta inflamatoria, para protegernos contra las enfermedades infecciosas. Pero cuando se produce elevaciones agudas crónicamente de la PCR, ésta se asocia con enfermedades crónicas.

"En otras palabras, la PCR aumenta cuando el organismo lo necesita, pero es casi imperceptible, cuando no lo hace, después de que la infección se resuelve", dijo Thomas W. McDade, profesor de antropología de la Northwestern. "Este es un hallazgo bastante notable, y muy diferente de la investigación previa realizada en los EE.UU., donde muchas personas tienden a tener una elevación crónica de la PCR, lo que probablemente, las pone en mayor riesgo de enfermedad crónica".

McDade dijo que los hallazgos se basan en sus investigaciones anteriores en las Filipinas, donde encontró que una mayor exposición a microbios durante la infancia se asociaba con una menor PCR como adulto. Exposiciones similares durante la infancia en las tierras bajas de Ecuador, donde las tasas de enfermedades infecciosas siguen siendo elevados, podrían tener un efecto duradero en el patrón de la inflamación en la edad adulta.

"En mi opinión, el estudio pone de relieve el valor de un enfoque ecológico a la investigación sobre el sistema inmunológico, y puede tener implicaciones significativas para nuestra comprensión de los vínculos entre la inflamación y las enfermedades crónicas", dijo McDade. "Esto puede ser particularmente importante, ya que casi tres cuartas partes de todas las muertes debidas a enfermedades cardiovasculares a nivel mundial ocurren ahora en países de bajos y medianos ingresos, como Filipinas y Ecuador."

La nueva investigación que se llevó a cabo como parte del Proyecto de Historia de Vida y Salud de la Organización Shuar, sugiere que los altos niveles de exposición a microbios infecciosos temprano en la vida pueden cambiar la forma en que  nuestro organismo regula la inflamación en la edad adulta, impidiendo que surja la inflamación crónica. Los microbios infecciosos han sido parte de la ecología humana durante milenios, y es sólo recientemente que los ambientes más higiénicos en los opulentos entornos industrializados han reducido considerablemente el nivel y la diversidad de la exposición.

Un creciente grupo de investigaciones han demostrado que altos niveles de inflamación crónica se asocian con las enfermedades del envejecimiento como la enfermedad cardiovascular, diabetes y demencia. Pero la investigación actual se basa casi exclusivamente en personas que viven en prósperos países industrializados como los Estados Unidos.

"Simplemente no sabemos como es la inflamación crónica en lugares como la Amazonía ecuatoriana y otras partes del mundo donde las enfermedades infecciosas son más comunes", dijo McDade.

Como resultado, McDade, director del Laboratorio para la Investigación de Biología Humana y director de las Células para la Sociedad (C2S): El Centro de Disparidades Sociales y Salud, y sus colaboradores en la Universidad de Oregon, comenzaron a investigar qué factores en el medio ambiente y durante el desarrollo pueden influir en como la gente regula la inflamación en la edad adulta. El estudio se realizó en las tierras bajas de Ecuador con un grupo de 52 adultos entre las edades de 18 y 49.

Sobre la base de criterios clínicos actuales, McDade y sus colegas no encontraron un solo caso de inflamación crónica de bajo grado entre los adultos que viven en la Amazonía ecuatoriana. McDade dijo que la gente en estos lugares siguen muriendo de enfermedades tales como enfermedad cardiovascular, pero probablemente no a través de procesos que implican inflamación.

En cuanto a la salud poblacional, McDade dijo que estos hallazgos sugieren que la asociación entre la inflamación y la enfermedad cardiovascular frecuente en los Estados Unidos sólo puede aplicarse en ambientes ecológicos caracterizados por bajos niveles de exposición a enfermedades infecciosas.

"Se basa en la investigación sobre la inflamación crónica y la enfermedad cardiovascular en los EE.UU. y otros opulentos entornos industrializados, y sugiere que los patrones que se ven aquí no se aplican a nivel mundial", dijo McDade. "También sugiere que los niveles de inflamación crónica que vemos en los EE.UU. no son universales, y pueden ser el producto de la transición epidemiológica que ha disminuido nuestro nivel de exposición a los microbios infecciosos." 

Fuente de referencia: ScienceDaily.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...